La Grande Chapelle Logo Lauda

> José de Nebra: Vísperas de Confesores

José de Nebra: Vísperas de Confesores
LAU004 | 5412690050756
Septiembre 2006
Digipack / 1 CD / 59:34
iTunes Amazon Spotify Sémele JPC qobuz
Información comercial (descargar)
Libreto (descargar)
Goldberg 5

PRESENTACIÓN

Reconstrucción del Oficio de Vísperas del Común de Confesores (no Pontífices)

José de Nebra (1702-1768) es, sin duda, la figura clave de la música española en las décadas centrales del siglo XVIII. Desarrolló su actividad en la Capilla Real, en la que ocupó la plaza de primer organista, primero, y de vicemaestro a partir de 1751. Desde los años veinte, compuso numerosas zarzuelas para los teatros municipales de Madrid y fue apreciado por su labor pedagógica.

El incendio del Alcázar de Madrid, y de la casi totalidad del archivo musical de la Capilla Real, en 1734, le brindó la ocasión de volcarse en la producción religiosa, destinada mayoritariamente, como era de uso común, a doble coro con acompañamiento instrumental. De ahí la singularidad de sus Vísperas del Común de los Santos y de la Virgen (1759), compuestas a cappella para un reducido dispositivo de cuatro voces. Se trata de una colección de salmos y un Magnificat para el oficio de vísperas, que Nebra mandó copiar, encuadernar lujosamente y enviar a las catedrales españolas más importantes y, además, a la Capilla Sixtina.

En esta ocasión La Grande Chapelle y la Schola Antiqua han realizado la reconstrucción de uno de los oficios posibles, el de las Vísperas del Común de Confesores (no Pontífices). Además de los elementos estructurales que marca la liturgia, para la salmodia se ha acudido a la práctica alternatim de canto llano, polifonía y «versos» para órgano. La totalidad de la música es inédita y procede de los archivos del Palacio Real, Santiago de Compostela y El Escorial, en lo que constituye una primera grabación mundial.

En sus vísperas, Nebra utiliza conscientemente un estilo tradicional austero, ajeno al resto de su producción. En conjunto sobresale la serenidad, la desnudez y la belleza de las líneas melódicas.

La interpretación de La Grande Chapelle atrae por la impecable transparencia de líneas y la amplísima gama de matices. La búsqueda de la expresividad, siempre con respeto absoluto al contenido del texto, el equilibrio y la pulcritud llevan el sello distintivo de Ángel Recasens. La delicadeza y la exquisitez de esta versión nos enfrenta con asombro a uno de los genios del siglo XVIII español.

Izquierda
Derecha